La apertura de diafragma es la que regula la cantidad de luz que pasa por nuestro objetivo hacia el sensor de la cámara.

El diafragma forma parte de cualquier objetivo, y se compone de una serie de placas o aletas que se mueven hacia dentro o hacia fuera formando un círculo más o menos grande que deja que pase más o menos luz, dependiendo del diámetro del mismo.

Funciona como el iris del ojo humano, abriéndose o cerrándose para permitir que entre más o menos luz según sea necesario.

La apertura de diafragma se mide en números “F”.

Cuanto menor sea el número “F”, mayor será ese orificio, es decir, mayor será la apertura del diafragma y, por tanto, más luz entrará en nuestra cámara.

LA PROFUNDIDAD DE CAMPO Y LA APERTURA DE DIAFRAGMA

La apertura de diafragma está estrechamente relacionada con lo que conocemos como profundidad de campo,  que no es más que la cantidad de zona enfocada en la imagen. 

A más apertura de diafragma, menor es la profundidad de campo o zona enfocada en la imagen y, por el contrario, a menor apertura de diafragma, mayor es la profundidad de campo o zona enfocada en la imagen.

Es decir que las grandes aperturas no sólo te permitirán una mayor entrada de luz, si no que también podrás centrar la atención a través del desenfoque que proporciona. 

Por el contrario, si lo que quieres es mucha profundidad de campo o reducir la entrada de luz, deberás cerrar el diafragma.

Mira nuestro video para entender la apertura de diafragma

LA NITIDEZ Y LA APERTURA DE DIAFRAGMA

La apertura de diafragma también se relaciona con la nitidez de la imagen. 

Todos los objetivos tienen una apertura a la que consiguen la máxima nitidez, lo que también conocemos como Punto Dulce del Objetivo o Sweet Spot

Al contrario de lo que pueda parecer, el punto dulce no se sitúa en ninguno de los extremos del diafragma, si no que se sitúa en las aperturas intermedias, pero depende de cada objetivo y de la focal utilizada. 

Sólo recuerda que si quieres una nitidez “extra” debes intentar no situarte en los extremos de la apertura ni de la focal, porque es donde “peor” o más aberraciones producen los objetivos por regla general.

LA LUMINOSIDAD DEL OBJETIVO Y LA APERTURA DEL DIAFRAGMA

Cuando hablamos de objetivos más o menos luminosos, en realidad estamos hablando de la capacidad de apertura de diafragma máxima que estos tienen asociados.

Como hemos visto en el punto anterior, cuanto más bajo es el valor “F”, más luz entra a través del objetivo y por lo tanto, lo consideramos más luminoso.

Por ejemplo, un objetivo zoom 18-55mm 1:3,5-5,6 nos indica varias cosas:

  1. Que la distancia focal  del objetivo varía entre los 18mm y los 55mm.
  2. La apertura máxima es de f/3,5 en su distancia focal mínima (18mm)
  3. La apertura máxima es de f/5,6 en su distancia focal máxima (50mm)

Es decir, con este objetivo, podremos abrir el diafragma hasta un máximo de f/3,5 cuando trabajamos en 18mm, y un máximo de f/5,6 en 50mm.

En ópticas fijas, el objetivo nos indica únicamente la apertura máxima y la focal fija: 50mm 1:1,4. Es decir, la apertura máxima de este objetivo es de f/1,4.

Entre los dos ejemplos, (el zoom y la óptica fija) el 50mm fijo es el objetivo más luminoso.

NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: – SUSCRIBIR

TE PUEDE INTEREZAR: Velocidad de obturación

Tus aportes son muy importantes para nosotros, Cuéntame en los comentarios que te pareció el POST. De igual forma cuéntanos si fue de tú agrado este artículo y si te gusto.

¡no se te olvide compartirlo! gracias 🙂